expr:class='"loading" + data:blog.mobileClass'>
Lo más difícil es querer a alguien y ser lo suficiente valiente para dejar que te quieran.

lunes, 4 de mayo de 2009

Ella...


ELLA DIJO:

A veces se tiene miedo,miedo a que te rompan xq sabes que te van a romper y una se refugia en absurdas mascaras,pero aprendi la leccion y es que mintiendo podria ser buena pero diciendo la verdad soy cojonuda,eso es una historia de pelicula,donde la protagonista aprende la leccion,se pierde en el mundo oscuro y despues decide vivir crionizada,y el final de la peli no lo sé...y una vez que inevitablemente te rompes en trocitos,no sabes si el pegamento funcionara o si te sacarán de la jaula ...yo quiero un amor de pelicula,no voy a ser un peón más...

UN AMIGO DIJO:

Tienes toda la razon del mundo, y quizas no sea yo la persona mas indicada para decir esto, pero ese miedo lo tenemos todos desde la persona mas segura de si misma y con mayor ego hasta la mas vulnerable, pero si hay algo que esta claro es que ese miedo y esas mascaras hacen que perdamos la oportunidad de conocer a gente maravillosa e inolvidable, y porque no, a nuestro amor de pelicula...
cada vez que utilizas tu mascara para evitar que te rompan a ti, esa mascara rompe a alguien, alguien a quien no solo le guste tu fisico, sino alguien que se haya fijado en las sonrisas que desprendes, alguien que no sea capaz de dejar de mirar tus ojos porque cada mirada que consigue cruzar contigo es un beso que te roba o alguien que cada gesto o mueca que haces le hace realidad ese sueño que nunca cuenta para evitar que no se haga realidad....
aunque no lo creas todas esas cosas se pueden ver en toda una vida o en una noche de fiesta solo depende de los ojos del que mira y la forma de mirar...
Olvida las mascaras que las peliculas son como los sueños, en tus sueños tu pones el final y en tu pelicula el guionista eres tu, solo tienes que elegir bien a los protagonistas e inventar el final que mas te guste y rodarla....

ELLA SONRIO…aunque fuera por un instante…


ELLA escribió:
Después de unos días de vacío interior, y rompecabezas internos que nunca logramos estabilizar, me dispongo a seguir tirándome de cabeza aunque existan más posibilidades de fracaso que de victoria.
Desde fuera pensarás que no es tan complicado y desde aquí te digo que es desgarrador y (casi casi) imposible, pero a veces los corazones rotos y doloridos, tanto física, como psicológicamente, pueden sobre todas las cosas malas que nos ocurren. A veces, incluso me agarro a la esperanza de que esa posibilidad siga en pie. Necesito que al menos exista, y lo hace, pero aún no sé, en qué medida.

Tengo muy asumido que tendré días malos y días horribles. En ellos sonreiré a menudo y en otros no tanto, o quizás ni un poco, pero avanzaremos. Porque es lo que nos toca y no podemos destrozarnos más por dentro, porque si no, nunca seguiremos siendo los mismos. Y eso no nos lo merecemos. A veces me duele tanto que no puedo ni respirar. Nadie me dijo que enamorarse fuera así ¿sabes? Sabia que me quemaria,lo sabia antes de conocerte y tú seguiras dudando si es ella,de si ella soy yo,ya no tengo que usar mascarás,ni destrozarte de placer,ya no me da miedo,ya no…nos conocemos demasiado bien. Pero después de todo, nos quedan demasiadas cosas buenas, que las lágrimas no consiguen borrar. Olvidamos lo que necesitamos recordar y recordamos aquello que queremos olvidar Es algo que tienes que aprender, porque si no, te dará un vuelco la vida, tan grande tan grande que incluso pensarás que todo va a cámara lenta. Pero no es así. Nunca, o mejor dicho, casi nunca es así.

Sé que si por mi fuera, las cosas serían completamente distintas, bueno o quizás no tanto. La verdad es que no lo sé. No puedo ir a tí y preguntarte en qué momento alguien empieza a olvidar, porque eso yo aún no lo he conseguido averiguar. Y a los desgarros del corazón sólo hay una solución, y esa nadie la sabe,ya no podemos lamernos las heridas ni jugar a ser gatos perdidos en esta minima ciudad,yo seguire siendo esa meiga y tu siemrpes serás tú, así que con paciencia, con la cabeza alta y un puñado de recuerdos que nos hagan sonreír, es con lo que se sigue. Porque se sigue, y no te voy a decir que nadie se muera de amor, pero a veces hay quienes sí que se mueren por el amor...

Y le creó a quién lo lea, la más grande de las sonrisas...ÉL SONRIÓ....

No hay comentarios:

Publicar un comentario