expr:class='"loading" + data:blog.mobileClass'>
Lo más difícil es querer a alguien y ser lo suficiente valiente para dejar que te quieran.

lunes, 23 de enero de 2012

Lo que aprendi desde pequeña...


No qiero una vida plana premeditada, no quiero despertarme cada mañana sabiendo que todos los dias van a ser igual...no qiero vivir predispuesta a la rutina de los pasos ya dados,es lo imprevisible lo que no hace que un dia de invierno se convierta en una verbena a plena luz,no vivo predispuesta ni por el pasado ni por el futuro,sólo por el presente.
Ya sabeis que me gusta complicar lo sencillo.Me tomo todo como un juego. Hace tiempo que me gustaría contar la causa de mis delirios, de mis tonterías y mis faltas de madurez en algunos casos. Supongo que nunca he recobrado el valor suficiente para decirlo en voz alta,de todo lo que me rodea; para hablar prefiero un lápiz antes que la boca. Pasé muchas noches pensando en todo y en nada, y me supera el todo antes que el vacío de la nada.Creo en la fidelidad.Odio la indiferencia.Pensaba que iba a morir jovén,dsde que estuve en el Hospital San Juan de Dios una larga temporada,pero mi angél de la guarda decidio darme cada día una oportunidad,sólo me pidio una cosa,que nunca perdiera mi sonrisa inocentemente pícara.No puedo prometer nada perfecto a mi lado, por que hay demasiados días que ni yo misma me aguanto. Puedo gritar solo por que no tenga el pelo peinado, y realmente será una escusa barata para que se de cuenta de que lo que quiero es que dentro de mi independencia,no me gustan las personas siamesas que viven 24 horas juntas,me hagas un poco de caso, y no que se peine. Puede que sólo quiera cuando me ponga tontina que me saque la lengua y se ria de mis travesuras.Quién me conoce sabe que tengo mil defectos,pero el don de hacer cada día diferente.Mis amigas tienen razón cuando dicen que soy totalmente imprevisible.Puedo levantarme como una loca pidiendo a bocajarros que hoy me apetece bañarme en el mar en pleno mes de enero y construir un castillo con nieve nívea.Puedo pedir mil cosas imposibles y suplicar mil cosas estúpidas. Soy asi.
No quiero prometer nada que no pueda cumplir o que, sin mas, no me apetezca cumplir
.
Solo se que cuando deje de ser una chica con las manos frías,puedo asegurar que sólo querré dormirme con sus besos.Y ésta,será la mejor promesa que jamás le pueda hacer,
que no existe la locura sino gente que sueña despierta,como dos cuerdos que se vuelven locos al juntarse y mientras eso pasa vivo cada día coomo si fuera el último...como si fuera a morir con una sonrisa,aprendi esto desde pequeña...esto y que lo quiero TODO.

No hay comentarios:

Publicar un comentario