expr:class='"loading" + data:blog.mobileClass'>
Lo más difícil es querer a alguien y ser lo suficiente valiente para dejar que te quieran.

domingo, 11 de septiembre de 2011

8


Hay personas que les gusta llamar la atención, son expertas en el arte de seducir, sus debilidades se convierten en la única puerta de acceso a quien a primera vista parece inalcanzable, reinas del dramatismo, esconden una infancia atormentada, viven al límite de sus posibilidades y suelen ser víctimas de crímenes pasionales, te dan de beber de su boca porque han roto demasiados vasos intentando ser camareras en los pubs del barrio, soñaban con ganar algún certamen de belleza pero solo lograron desfilar en pasarelas donde se despojaban de la poca decencia que les quedaba, te cantan al oído para que no te puedas sacar de la cabeza esa dulce voz, te roban la cartera y las joyas y te las devuelven al día siguiente por pena, te ofrecen el cielo a cambio de leer algunos pasajes bíblicos, te marcan el sol de unos latidos que se han acelerado, consiguen sacar lo mejor de ti para luego dejarte con la miel en los labios.

El que te descubre te quiere explotar como una mina de oro y no quiere compartirla con ningún otro, hay una delgada línea que separa la locura transitoria de un plan macabro ejecutado a sangre fría, te gustaba lo prohibido y algunos de tus actos en público rozaban la censura, te encantaba despertarte por el fuerte olor a café que yo te preparaba, decidiste autodestruirte y entraste en una depresión profunda al igual que los bancos caen en quiebra, ni los psicólogos pudieron descubrir el origen de tus llantos descontrolados, pusiste a subasta todo aquello que tuviese relación con los que ese año te decepcionaron y solo el mejor postor se llevaría tus recuerdos más preciados, no te sorprendían mis trucos porque tú ya los habías usado antes, todas las tardes te visitaba a la clínica en la que estabas internada y tu ni siquiera ya me reconocías, pero a mí me era suficiente con sacarte una sonrisa cuando te contaba las locuras que cometía por ti.

Vemos pasar por el escaparate de la vida nuestro pasado sin tener opción de poderlo cambiar ni abrazar los buenos recuerdos…

No hay comentarios:

Publicar un comentario