expr:class='"loading" + data:blog.mobileClass'>
Lo más difícil es querer a alguien y ser lo suficiente valiente para dejar que te quieran.

viernes, 24 de julio de 2009

Un poquito de Ella...

A veces dejas a la gente sin palabras. A veces cuando leo lo que escribes me quedo paralizado pensando cómo es posible que consigas reunir tanta magia, cómo haces para poder expresar tanto en tan poco...
Y te enfadas, o te molesta, cuando la gente se queda sin habla, cuando no dicen nada, cuando tan sólo se limitan a mirarte, a quererte y a esperar todo de ti. Y cuando el miedo se apodera de ti, pensando que tus palabras únicamente se quedarán ahí, entonces, es cuando marcas tu propio final, cuando tú misma te condenas a algo superficial,dejas de ser la princesa de la boca de fresa que cree en los cuentos de hadas y pasar a ser la reina de las almas sin conciencia.
-Ojalá alguna vez dejase a alguien sin palabras...Pero tú me lees, piensas, interpretas, tú me juzgas, todo eso lo haces en tu cabeza, por lo tanto te equivocas...Nunca te dejo sin palabras...

El verbo amar se ha olvidado de ella...
Quizás ella tenía una idea muy particular de vivir el amor, como lo hacen los poetas, o los soñadores...y aunque quiso vivirlo de otra forma, el temperamento enamoradizo y pasional que recorría su sangre siempre fue mas fuerte,por eso eligio su destino alejado del conveccionismo, alejado de quién siempre la amó.Pero ella a día de hoy no tenia su Pais de Nunca Jamás ni su Peter Pan.

Muchas veces el amor, o el enamoramiento, la habían sorprendido en su vida, y cada vez que eso sucedía, ella jugaba el juego,ella lo llamaba asi,pero nadie entendia aún que clase de sentimientos eran los suyos,si eso era amor.En el fondo ella sabia la respuesta y sólo queria pasar unos buenos ratos y punto, sabia que lo que quiere no se busca sino que aparece.
Solía poner todas sus cartas sobre la mesa, a todo o nada, no le iban mucho los términos medios, y esperaba lo mismo de la otra parte,era demasiado extremista y su impaciencia le perdia.

No voy a negar que en alguna oportunidad alguna baraja dejó caer, ya cuando el juego se tornaba tedioso y aburrido. Una carta guardada, un secreto, de esos que se guardan para no lastimar. Pero cuando eso pasaba, ella prefería terminar la partida, y abandonar el juego.Se acababa el amor, se terminaba el juego.

Fiel a sus sentimientos y a sus convicciones que la guiaban y marcaban un camino, no se si el correcto, pero su camino al fin, ella siempre era fiel a si misma. Pensaba que la fidelidad es con uno mismo,Nunca le gusto que le dijeran las normas, ella sabia perfectamente como ser, de lo contrario, se volvía un mandato, una obligación o un deber, difícil de sostener.
Pero con el correr del tiempo y las experiencias vividas aprendió a observar mejor, a preservarse más. La práctica, los errores, los aciertos tal vez le servirían en un futuro para "entrenar su inteligencia emocional"... a ver que carta era lanzada primero para luego jugar la suya... aunque demasiada estrategia para los asuntos del corazon tampoco la hacian feliz,jugar al ajedrez y su papel de reina cansaban y al final,rey,reina y peón terminada la partida,descansaban en la misma caja.Y quizás el desequilibiro formaba parte del equilibrio.

Ella es de esa clases de chicas que siempre esta a punto de cometer una locura, sí, como la chica del puente,de las que se enamoran en un segundo y siempre están a punto de cometer alguna estupidez.
De todos modos aprendio a esperar, a medir sus tiempos, a no dejarse llevar por los impulsos,aprendio a ir despacio tratando de no tropezar, ya que el daño la afectaría demasiado y no se sentía ya con tantas fuerzas ni ganas de andar caminando al borde de un precipicio. Sabía que eso era encantador en cierto modo, pero peligroso y andar sobre canicas es fácil para ella pero sabia que ese equilibrio era imposible, que el gris no es gris eterno y eso le enrabietaba,porque ella adoraba el gris.Aprendio a no quitarse su antifaz.

Ese vértigo que la atraía, a la vez la alejaba. Eran dos fuerzas poderosas y antagónicas. El instinto, natural y humano, de ir hacia lo que nos atrae, y el pensamiento certero y crítico que nos frena a la vez, advirtiéndonos del peligro.
Tal vez en el fondo sentir atracción hacia lo peligroso sea nuestro verdadero deseo interior, aun sabiendo las consecuencias, tal vez hay quienes lo rechazan totalmente o quienes se lanzan y punto.
Ella se debatía entre esos dos mundos, esa era su batalla interior que la tironeaba de Norte a Sur, de Este a Oeste.
El tiempo transcurría, su vida pasaba, las personas no se buscan,aparecen,hubo un tiempo en que buscaba un principe azul,pero eso no existe,después pensó en ir dejarlo todo y perderse en algún sitio bello y salvaje para intentar despertar alguno de esos instintos animales que todavía lleva consigo y olvidarse del amor...pero la felicidad sólo es real si se comparte,sino se congela el alma y después el cuerpo muere…

Mientras tanto ella juega el juego de la vida...
Cuando el corazón se congela los demás órganos del cuerpo funcionan sin ese bum bum bum.Cuando el corazón se congela, el alma se acurruca con la tristeza y juntos bailan el bals del tiempo,no existe risa, ni sonrisaque lo caliente, ni lo derrita,las miradas se hielan,los besos se apagan.
Cuando el corazón se congela,se congela y punto.
Con paciencia y con esmero,con fuerza y voluntad,con amor y deseo,todo lo que se apagó vuelve a brillar.
Cuando corazón se congela
tán sólo te queda
esperar...

Es decir, que no es de extrañar, que casi todas mis historias estén llenas de amor y también de desamor… porque en esta vida hay tantos corazones sin consuelo. Se trata del amor, de dimensiones infinitas, de algo que no sigue ninguna norma, irracional, eterno, efímero, instantáneo.Yo no quiero perder la inocencia...
La inocencia se pierde en el momento que sabes descifrar a qué tipo de relación te enfrentas y a disfrutarla tal y como es. Sin aditivos, sin confundir un polvo con un romance o a estar excitada con estar enamorada. No siempre es lo mismo. Yo diría que casi nunca es lo mismo. Una vez me dijeron que mientras haces el amor con alguien, lo quieres. Las hormonas, las caricias, el momento y la lujuria crean esa sensación de unión con la otra persona por unos segundos. Y luego ya, se queda o se va.Mucha gente dice que el amor duele, pero eso no es cierto. La soledad duele. El rechazo duele. Perder a alguien duele.La envidia duele.
Conseguimos confundir esas cosas con el amor, pero en realidad el amor es la única cosa en el mundo que cubre el dolor y hace sentirse a alguien maravilloso otra vez.

El amor es la única cosa en el mundo que no causa dolor.




Gracias a muñeca pepona por su blog...Gracias por escribir.

No hay comentarios:

Publicar un comentario