expr:class='"loading" + data:blog.mobileClass'>
Lo más difícil es querer a alguien y ser lo suficiente valiente para dejar que te quieran.

martes, 21 de julio de 2009

Envidiando a Cenicienta y el Pais de Nunca Jamás...

A veces actuamos salvajemente como mecanismo de defensa...porque dejas de creer en lo que un dia creistes,pero en el fondo eso sigue ahi,no es que haya dejado de creer es que no pido promesas porque estoy convenzida de que van a mentir...

Admitire algo que jamas admiti hasta hoy¿Sabeis?Envidio a Cenicienta,Si envidio a ese ser fantastico que todo lo tiene,Que todo lo puede,que todo lo consigue...
A pesar de que es ireal de que solo es una fantasia más….una de las miles de fantasias que cada día tengo.

De pequeña leí demasiados cuentos de hadas, historias con final feliz que me hacían reír y soñar, con otra vida, con otro mundo, con un príncipe a mi lado.
A veces es tan difícil dejar de creer en algo… y otras veces no, ocurre de repente. Un día te levantas y no está, no crees, dicen que se le llama pérdida de la ilusión. Que te haces mayor. Y ves lo que es el mundo real, en el que no existe lo que siempre has creído, salvo lo de la bruja mala…de esas hay muchas…
Y ese día te das cuenta de que de nada sirve creer que eres princesa, que tienes a alguien que vela por ti y que cualquier día encontrarás a tu príncipe azul, aquel que sólo tiene ojos para ti; porque la verdadera realidad es que los príncipes azules destiñen, nadie vela por nadie y tú eres tú, con tus defectos y tus virtudes, te gustes o no. Aunque mi consejo es que te gustes!
Y empiezas a creer en otras historias, las del perfecto antihéroe, ese que ni si quiera llega a besar a la princesa porque ni es guapa, ni lista, ni simpática, ni tiene la voz esa con la que en Disney encantan a los cervatillos del bosque… Esa es la vida, la que no tiene sentido.

Y Hoy admitire tambien que espero mi principe sin querer...
No quiero esperarlo,Ni buscarlo,Pero en mi interior,se que lo espero,Que quiero encontrarlo...o no…pero insconcientemente por defecto todas tenemos esa idea…y yo también.
¿Y sabeis que es lo peor?Que ni siquiera se si existe.
Y llegue a pensar que mi busqueda habia finalizado,Y llegue a soñar,a inventarme un principe imaginario que en realidad nunca fue real...o si lo era,yo queria seguir buscando más,algo que quizás no existe…Y sin querer tambien tuve que despertar y marchar...
Ni siquiera se si existe mi mitad,esa alma gemela que todo el mundo espera existe para mi, no es que necesito que nadie camine a mi lado y me de su aliento, no, no quiero eso, sólo que a veces echo de menos la complicidad, los mimos, ser especial…. sentir esa persona cuando te besa, te habla, se sienta a tu lado o simplemente sabiendo que esa persona existe y que sabe que existes...pero eso no se fuerza,se siente...las cosas hay que sentirlas,no me refiero a esa clase de princesa que a su principe espera,con ilusion y empeño hasta que aparece en su caballo,espectacular,guapisimo acercandose risueño.No,Esto no es un cuento.Es una vida.Y esas princesas son odiosas tanto como las brujas de los cuentos.
Y de verdad quisiera dejar de esperarlo insconcientemente, sentir de verdad lo que expreso, Sentir de verdad que no hecho de menos nada y mucho menos estar enamorada, pero en el fondo…se que no es así porque lo mejor que le puede pasar a una persona en estar enamorada y que le correspondan, no creo que nadie dude eso.
No se si mi principe existe,pero si se que no me conformare con imitaciones baratas,ni perseguiré sueños rotos.
Cada momento en la memoria, cada tesoro escondio, cada mirada congelada, y cada cuento, perdido sin fin...


Ni me pasare la vida esperando a un principe que no llega porque si llega lo notare,sabre que es El,por eso no debo esperarlo,No debo buscarlo,Ni siquiera se si deberia encontrarlo...pero no será un principe sino un chico normal, tan defectuoso como yo.
No le pido mucho,pero si me cuida un poco aunque sea...me tendrás siempre a tu lado.... Que el tiempo decida...Lanzaré una moneda al aire mientrás le como a besos...
Por eso, de vez en cuando me gusta volver a ser pequeña, cuando era pequeña nadie jugaba a romper corazones, Vivir en mi país de Nunca Jamás con mi trono invisible y pensar que sí, que puede que los príncipes existan, lo que pasa es que nadie entiende la verdad, que van disfrazados, lo que para mi no es un problema porque me encantan los disfraces. Así que en tierra de nadie me dispongo nuevamente a jugar al ajedrez,una y otra vez…
Losiento Cenicienta,pero te envidio...Ojala yo tambien fuera una princesa de cuento,pero No lo soy...simplemente y llanamente soy yo con todos mis defectos...

No hay comentarios:

Publicar un comentario