expr:class='"loading" + data:blog.mobileClass'>
Lo más difícil es querer a alguien y ser lo suficiente valiente para dejar que te quieran.

domingo, 11 de marzo de 2012

Agua pasada no mueve molino...




Me la encuentro en una librería grande y famosa de la ciudad. Lleva un libro entre sus manos. Le pregunto por el libro, y me dice que estaba ansiosa de tener ese libro,que llevaba tiempo buscándolo. Que no tiene a nadie que le regale libros ni rosas,aunque ella nunca ha sido muy de rosas,las pedia cada día pero si aparecias con ellas no las quería,era caprichosa desde que tenia uso de razón.Ella sujeta el libro y entre sonriente y triste acaricia con la la punta de sus dedos los libros colocados en las grandes mesas centrales. Nunca me había parecido especialmente guapa, pero desde ese momento me lo parece. Quizá ese aire de mujer solitaria-abandonada mezclada con aires de mujer fatal, me inspira para sentir estas ganas locas de llamarla y meterla dentro de mi abrazo,más que guapa es de esas chicas que por alguna extraña razón tienen magentismo,te fijas en ellas.Se acerca de nuevo a mi, me pregunta por mi vida, si me casé. Yo le sonrío, y hago bromas con su pregunta. Ella me mira, y si no fuese porque me cuesta pillar las segundas miradas, diría que me está intentando seducir a base de miradas y palabras,como a ella le gustaba hacer,¿Y decías que tienes pareja?. Asiento con la cabeza,y ella se alegra,y sé desde ese momento que nuestro destino será salir por la puerta de la librería para no encontrarnos jamás. Me habla de sus relaciones rotas. De aquellas que sobrevivieron sujetas por una mentira. De sus sueños. Me habla del miedo de la muerte de sus seres más queridos. Que se refugió en la lectura más que en el amor. En las locuras más que en las corduras.Que le hicieron daño y que se lamió sola sus heridas.Y yo dudo entre abrazarla o salir corriendo para evitar hablarle de los días en qué pensé en ella.De cuando se fue d emi lado,buscnado una vida mejor. De aquellos días mirando por la ventana, y mirando mi teléfono mudo, esperando su llamada, o un mensaje lleno de esperanza,de todo lo que le amé,de como día a día pasaba las horas miertas,mirandola en fotos,leyendolá,imaginandomela inventando palabras y bailando en la habitación,andando descalza por la arena de la playa mientras hablaba con el mar con una caracola. Le hablé del miedo que sentí cuando su amor se perdía en el tiempo, y ella se convertía en un recuerdo que pesaba, y llenaba de ausencia mi habitación. Le hable de que aquel silencio me hizo olvidar todos aquellos momentos. Me mira, me interroga con la mirada,habla con subtitulos bajo sus labios pero no dice nada.Ella siempre ha sido asi,se alegra de saber que yo sonrio después de tanto lo que yo lloré por ella. Yo la miro despacio, y me doy cuenta que el tiempo lo único que ha cambiado ha sido nuestra vida. Le pido que huya conmigo, siempre ha sido muy impulsiva, muy soñadora,pero muy seria y algo melancólica, me contesta: "¿Podrías huir tu con ese libro ahora mismo sabiendo su final?, quizás sí puedas, pero ya nada sería lo mismo.

Y asi es como ella una vez más me deja marchar,yo triste y ella contenta,porque sabe que lo que un día no fue nunca será.Maldita idiotez la suya de buscar el amor de película…y le pido a las estrellas que un día lo encuentre…creo que nadie lo merece más.

No hay comentarios:

Publicar un comentario