expr:class='"loading" + data:blog.mobileClass'>
Lo más difícil es querer a alguien y ser lo suficiente valiente para dejar que te quieran.

martes, 7 de febrero de 2012

Quiero paz.


Bye forever, te vuelvo a decir,estoy cansada,mucho,por sino te has enterado en todos estos meses,de buscarme insaciablemente hasta en las baldosas,mientrás tu me buscas,me escribes,me persigues,yo estoy tumbada en el sofá leyendo un libro.No quiero más mesnajes,llamadas a las tantas de la noche desde un sitio con luces intermitentes de colores, copa en mano,diciendo que soy tu vida.Que me quieres.Hay maneras de querer que dan asco.Y no guardo rencor,para nada,no hay motivo alguno,sólo quiero tener la paz que no tuve estando a tu lado.

Porque yo te había dejado y tú no lo entendías.Hace ya muchos tiempo,no recuerdo si era verano o invierno,sólo que me cansé de querer a quién no me sabía querer.Porque me preguntaste el motivo y yo te dije que no lo había, y eso te dolió, te dolió más que nada, más que si te hubiera dicho que había otro, más que si te hubiera dicho que habías hecho algo mal. Porque eso al menos podrías haberlo entendido. Pero, cuando uno deja, no hay motivos, hay excusas. La razón por la que uno deja a otro es tan simple y tan estúpida que hay que disfrazarla de motivos, de explicaciones, de palabras de consuelo o reproche, de culpabilidad o rabia. La verdad es que ya no se aguanta más. Me has hecho algo malo, me duele y ya no aguanto más. Te he hecho algo malo, me siento culpable y ya no aguanto más. Ninguno de los dos hemos hecho nada, pero es que tampoco sentia nada y ya no aguantaba más. No queria seguir con eso, quiero cambiar. Es hasta tal punto difícil de aceptar que no hay más motivos, que necesitas inventarlos para darle un sentido a todo lo que has vivido a mi lado.

Me largué, no sin cierto remordimiento de conciencia por tu dolor,sabes que siempre he sido menos egoista que tú,aún teniendo menos, que para mi el compartir si existia,por tu expresión confusa y disgustada, tus ojos tristes y por saber que, una vez me hubiera ido, te echarías a llorar sin decirselo a nadie. El dolor es amargo en soledad, aunque ésta sea la única manera de sentirlo real. Caminaba por las calles pensando en que ojalá llamaras a algún amigo para contarle lo ocurrido, para compartirlo y aligerar su peso, emborracharte en los recuerdos y en los adjetivos negativos que podrías dedicarme y tener un culpable, un responsable de tu tristeza. Y deseé con todas mis fuerzas que no pensaras lo que siempre se piensa cuando te dejan, que no te quise, que fue mentira. Porque te quise tanto como dio el querer de sí,o cómo sé, tanto como pude mientras pude. Hasta que todo dejó de tener sentido y, simplemente, ya no aguanté más.

No le gustaba mi forma de saludar ni el vuelo de mi falda al caminar, no le gustaba mi caligrafía en aquel cuaderno que contenía nuestra historia, el sonido de mi risa. No le gustaban mis pequeños placeres tales como el olor a tierra mojada, pisar las hojas secas en otoño, ver como se disuelve una pastilla esfervescente,no le gustaban mis notas en la nevera,ni que los días fueran cada día distintos... No le gustaba mi familia, ni mis amigos, ni sus inquietudes. No le gustaba mi mirada,ni las caras que ponia,no le gustaba mi forma de decir te deseo sin palabras, enrededar sus dedos en mi pelo, mi forma de hacerle reír, el sabor de mis labios después de tomar café con leche. No le gustaba compartir tiempo conmigo y yo, yo lo sabía.Sólo le gustaba mostrarme y creer que yo era suya.Me canse. Por eso me fui... sin explicación aparente para el pero con más de mil motivos para mí de renunciar a esa vida,a una vida tan llena de cosas superficiales,pero tan vaciá de vida. Me fui... para estar sola y quizás sí,algún día,compartir mi magia sólo con quién la merezca... con alguién que si le guste jugar conmigo,que se quede embobado mirandome sin pensar que es una perdida de tiempo,que no le cueste decirme que le gusto,que coloree conmigo,que me deje sin palabras y que entienda que los domingos si pueden ser astrománticos.Alguién que ande sin buscarme pero sabiendo que andamos para encontrarnos...

No hay comentarios:

Publicar un comentario