expr:class='"loading" + data:blog.mobileClass'>
Lo más difícil es querer a alguien y ser lo suficiente valiente para dejar que te quieran.

lunes, 24 de octubre de 2011

24-10-2011


Brindaba por los planes futuros saboreando una buena copa de vino, se pinchó el dedo mientras cosía las iniciales del príncipe recién nacido por hacer caso omiso a los consejos de sus maestras, pero lo que más le dolía era saber que no tendría aquello que anhelaba, todos los que la acariciaban pensaban que era un cuerpo inerte, musa de muchos, objeto de colección de otros, exhibía todo los corazones que había roto como si de un trofeo se tratase, su adición se derramaba entre el sudor de dos cuerpos que buscan desesperadamente llevar el mismo compás, su ambición se desbordaba como los barreños donde se lavaban a los niños pequeños, su edad no la conocía nadie, pocos conseguían sacarle alguna palabra sobre su pasado, unas veces les mentía, otras dejaba que sus encantos desviasen la atención para que le arrancasen salvajemente las ropas, conocía muchos secretos, tantos como para derribar y gobernar un reino, pero a ella nunca le interesó ese juego, la mayoría se irán con ella a la tumba y solo algunos los dejará escritos para completar los libros de poemas y hazañas, su alcoba era transitada como el establecimiento del mercader que vendía la mejor seda, no se sabía la cantidad de monedas de oro que poseía, pero podía superar con creces las de algunas de las más ricas dinastías, su estilo de vida siempre fue puesto en entredicho, muchos la acusaron de bruja, la envidia es un mal que invade con más ahínco a los desafortunados, llego a tener la corona del rey en sus manos, se le tambaleaba por el enorme peso de la joya, nadie quiere dar más de lo que va a recibir, estuvo a punto de que la vendiesen como esclava, es de las que pensaban que hay que tener amigos hasta en el infierno, no pudo cumplir uno de sus sueños, ver el mar, había escuchado cientos de historias de barcos, hasta se imaginaba jugando con la arena entre sus dedos, lo más que pudo hacer es bañarse en el lago al amanecer...

No hay comentarios:

Publicar un comentario