expr:class='"loading" + data:blog.mobileClass'>
Lo más difícil es querer a alguien y ser lo suficiente valiente para dejar que te quieran.

miércoles, 16 de septiembre de 2009

Y se escucha el silencio...

Y aunque no haya respuesta,
a veces,
con el silencio basta...


Es durante la adolescencia cuando empieza a formarse alrededor de nuestro cuerpo una coraza invisble que va aumentando con cada arañazo,con el paso de los años,de los desengaños,de todo lo bueno y lo malo, y a medida que nos hacemos adultas,es un poco parecido al crecimiento de las perlas martimimas,cuanto mas grande es la herida mas fuerte es la coraza que se desarrolla alrededor.Con el paso de los años se deja de creer en el amor y se exige más a las personas que queremos que caminen a nuestro lado,un pasito o todo el camino,es más facil vivir en tierras gélidas,donde nada importa,nada que arriesgar,nada que sentir ni perder...pero un dia aparece alguién y la coraza cómo aquel vestido rojo que nunca me quito,que se ha llevado demasiado tiempo puesto, en los sitios de mayor roce empieza a desgastarse ,dejar ver la carne,la trama,y repentinamente por un movimiento brusco se desgarra.Al principio no te das cuenta de nada,estas convencida de que la coraza todavía te envuelve por completo,hasta que un dia, de pronto,ante una cuestion estupida te das cuenta de que estas desnuda como una niña,desnuda de cuerpo y alma…Que te sobran los motivos y sonries.
No es suficiente?para mi si,es felicidad en estado puro,sin aditivo y sin consevantes,con imperdibles,con rotuladores mordidos,con dias buenos y malos,como por arte de magia, o por el arte de la magia, o mas bien... Por la magia del arte.


Y me imagino contando los lunares de tu espalda,esos que forman un triángulo equilátero...


No hay comentarios:

Publicar un comentario