expr:class='"loading" + data:blog.mobileClass'>
Lo más difícil es querer a alguien y ser lo suficiente valiente para dejar que te quieran.

lunes, 21 de julio de 2014

Cosquillas en la mirada...




Él se había terminado su copa, pero a ella todavía le quedaba la mitad de un gyntonic al que se le habían derretido los hielos.Estaban al final de la barra, él con un codo apoyado mirando hacia ella y dándole  la espalda al mundo.Ella de frente, como mirando a los camareros para no mirarle a él. .Ella era delgada,muy delgada,y cuando entro a la discoteca a todo el mundo le pareció una chica preciosa,con un punto de fragilidad pero fuerte. Él parecía el malo de la peli de buenos e igualmente guapo.,de las que todas se enamoran cuando en la película resulta ser un  héroe Hacian una pareja estupenda. Él jugaba con el vaso de mojito y apenas balbuceaba monosilabos que la iban destrozando a ella,que era quien mas hablaba.No paraba de hablar , se veía que la estaba costando decir lo que estaba diciéndole,que lo estaba sacando de dentro como con necesidad o justicia,una especie de no puedo más que logro estremecerle.A mitad de una frase,entorno los ojos, y dejo de luchar contra las apariencias.Como si se rindiera,rompió a llorar.Pero siguió hablando.Con una mano se quitaba las lagrimas de los ojos,y miraba a las camareras que ponían cocteles, a las botellas que estaban en la pared,a su copa de hielos derretidos. Él la miraba, o eso parecía, y apenas decía un par de frases cortas y ella volvía a tomar la iniciativa,pero ya sin preocuparse de las lagrimas, asumiendo los sentimientos, respirando para coger aire y seguir de nuevo sacándose las astillas de la garganta como puñales de palabras rotas.Supongo  que hasta en la derrota el amor es precioso y sobrecogedor.Tan triste que sólo puede ser bonito.Todo continuo asi.Ella sin ocultar los destrozos. Él con la cabeza gacha,escondienodse del terremoto.Ella,en un momento, dejó su copa sin hielos sobre la barra, se arreglo el estropicio de lagrimas que tenia en cada gesto y se fue al baño. Él intento beber lo que no quedaba en el mojito  hasta que desistió, después se giro para coger la copa de ella y pego un buen trago,como si tuviera una bola de silencios por tragar.Luego la dejo, la copa, y sin levantar la cabeza se volvió para ver si ella salía del baño.Una cosa es estar sol@ y otra es estar perdid@. Parecía decir a gritos.Por la mejilla, como si se le hubiera posado un mosquito que le molestará, empezó a deslizarse una lagrima.Creo que le hizo cosquillas durante un segundo y esta se fue cogiendo velocidad,indiscreta y traviesa, hasta que el la espanto disimulando que se rascaba un ojo.Entonces ella volvió del baño. Había dejado sus llaves donde las dejo: encima del libro de Peter Pan.Y a él le dolió que tirara su cepillo de dientes porque era el ultimo rastro de su sonrisa.A ella le mato un disparo en el pecho cuando él la cambio por miles,o algunas que más da eso,que valían millones menos que ella. Y ella lloro,lloro,dias y noches, tanto como para marcharse de ese lugar. A él lo aseino el no aceptar la culpabilidad de sus dudas,esas hijas de puta,que crecen y anidan como un cáncer,hasta que el amor se derrite como un gris en la materia.Esa mierda,que solo podía ser humana.Hacer daño a la persona que quieres,muchasveces somos asi los humanos,pero nadie es perfect@ y en reconocerlo reside la grandeza del ser humano .Hasta los gestos circustanciales de las chicas guapas tienen un punto de sucedáneo.Algo que te hace decir: no es mi película,ni ellas serán mi actriz porno favorita.Algo asi pasa con las chicas como ella que son el amor de tu vida o no son nada,y ella lo era todo.Echaba tanto de menos verla.Cada día .Varias veces.Ahora que no iba con ella no era tan divertido ir contra el mundo y ella no sabia bien  matar mosntruos,.Ella confundió estrellas fugaces con semáforos en ámbar, y claro,los sueños se le pusieron en rojo. Había una pancarta que ponía: construido el mundo solo nos queda destruirlo.Y una vez destruido....allí estaban con un pico y una pala, cansados pero felices y sobretodo sabiendo que solamente ellos podían hacerlo.La tristeza y el odio,tienen un punto si,de sutura,y también de ebullición si las sacar a bailar sobre el fuego.Y cuando é se quedaba solo ponía una y otra vez esas canciones que a ella tanto le gustaban,e imaginaba que las escuchaba desnuda,escondida entre las sabanas y quejandosé por el frio.Y allí estaba ella cubierta de nieve como dijo una vez...queria que nevase y la cubirera entera para que él la buscara con desesperación y eso había pasado,ella se habia echo una bola de helado con los sentimientos y el buscaba dibujándole de nuevo una sonrisa helada.No queria ser como un jugador lesionado,obligado a ver el partido desde fuera.Queria esa jugada ganadora y la querían juntó a ella por eso tenía que gritarlo.Y ella,ella al fin y al cabo,él era su amor de pelicula.
 Como ya dije,ella estaba preciosa,como en una de esas mañanas en que te levantas solo para ir a por cerveza a la cocina,con esa musica de gemidos entrecortados en el aire,como cuando  buscas huracanes con la lengua entre las piernas de ella, como echarte crema de despues de ducharte,y desnuda en el baño protesta porque no dejas de intimidarle y alli después de la tempestad y tu noche tormentosa estaba el te neceisto a ti.


Extracto del libro Un invierno sin sol.



No hay comentarios:

Publicar un comentario