expr:class='"loading" + data:blog.mobileClass'>
Lo más difícil es querer a alguien y ser lo suficiente valiente para dejar que te quieran.

viernes, 22 de abril de 2011

Continuación...

La primavera se dejaba notar y cientos de cerezos se vestían de florecillas rosadas, las aves dulces cantaban en vuelo, y las muchachas palpitaba por el amor y el duelo, pero los tercios se desplegaban hasta la costa, sembrando la muerte emocional y el añadido, que es el miedo y la desesperanza del olvido..tan pronto se hacia la noche la soldadesca embriagada disfrutaba de los aceres que encontraban entre las mujeres del moribundo Reino de Granada.Una, no más..parecía o quizás lo era de verdad...era única, especialmente diferente, tenían en su boca la dulzura de los labios que aún no han besado, y en sus ojos la ternura de los que nada han visto aún, pero su presencia era tan tremenda que acallaba hasta la más atronada voz . Pudiera ser que entre ellas fuera princesa o dama de mayor poder...o que ella lo creyese cuando lo vino a conocer.Era él un Don Juan cualquiera, de tantos como los hubiere, con la sangre tan ardiente que un te quiero en su boca no sonaba de verdad. Susurrando corazones era tan certero como con la espada en la batalla, y no dejaba en entredicho una guiñada, pues tanto sonrojaba a una damisela como palidecía a una dama.Pero ella vino a enamorarse de aquel cristiano, como otra tonta cualquiera, y el no fue a tomarla más que para hacerla de él. Así que abortado el amor de tan bella morisca dama y desaparecido él, quedo como reina destronada.Antes que Boabdil se marcho ella de Granada buscando cobijo en las tierras del Magreb, su vida fue a dar con los extremos más malignos que se han podido ver, he izo amistad con sefarditas, y berberiscas mujeres, brujas todas ellas. Estas se dedicaban al pirateo y al ultraje marino, los más bondadosos decían que por monedas vendían sus cuerpos al llegar a los puertos y que navegaban errantes sembrando el mal pues tenían vendida sus almas al mismísimo Satanás.El caso es que en una incursión fueron a hacer agua cerca de la isla de Alborán donde vivía la bestia Seherumy. La bestia rescató del naufragio a una de las mujeres, esclavizándola y sometiéndola a su voluntad. Seherumy enseño a la moruna su pasado, conto que antes de ser bestia fue Reina en Mehedala y que amo y que por no ser correspondida quedo sometida al amor, quedando convertida en una bestia y siendo arrojada por su amado al profundo mar. La moruna le conto lo suyo y por darle consuelo Seherumy le explico;_has de saber moruna que no has de entender el amor como un juego de ajedrez, que es torpeza de mujer sentirse reina de un querer, pues por todos es sabido que rueda de peones concede jaque al rey y desprotege reina. Y como hacerte valedora de jinete si tras saltar sobre vos hace juego de esquinazo.Date cuenta muchacha que si eres reina de ajedrez y confías tu grandeza a una torre o al alfil no darán por ti más que el paso que acomoda su postura. No es ser reina otra cosa que verse obligada a la soledad tardía, a la maldición a la que me veo yo obligada._Seherumy y cómo ha de verse lo del amor? _preguntó la moruna.._el caballero, el gentil no el haragán, has de entender... que gusta.. más que de ajedreces de jugar al gentil juego de las damas.._pero..._escucharme....te explico.._sobre un tablero..todas damas son..iguales..simétricas..la misma valía..las mismas condiciones..las mismas virtudes..Para el caballero jugador a damas no existen diferencias banales por las que dejarse influenciar concede a todas el mismo paso, la misma oportunidad..por eso que un caballero no daña ni hace sentir en menoscabo a una dama. Así solo a aquella que tiene la grandeza de llegar hasta el filo del tablero, a la que más cerca llega de su pecho, donde alberga el suyo corazón, concede el honor de coronar como dama..esa si es REINA ENTRE LAS DAMAS.

..por musa la reina del ajedrez,,,amiga gracias por contar esas historias que dan pie a estas otras.

No hay comentarios:

Publicar un comentario