expr:class='"loading" + data:blog.mobileClass'>
Lo más difícil es querer a alguien y ser lo suficiente valiente para dejar que te quieran.

domingo, 16 de septiembre de 2012

160912


Esto es así.La vida está llena de pequeñas cosas, y el destino es un tesoro público. Sólo hay que saber qué hacer con él. Yo tengo la suerte de saber para qué sirve y creo que nos entendemos bastante bien. Pueden opinar los más allegados, los que ya saben que las casualidades no son sino causalidades y que la vida es un set contra el devenir. Que hay que buscarlas, hay que esperarlas, hay que escudriñarse el seso gente. Hay que salir con una chica que lee,o mejor,que escriba, hay que intuir, jugar, sentir,subirse si es necesario a la barra de un bar… hay que disfrutar del aire que te despeina, del que te levanta la falda, del que mueve los molinos y del que cierra puertas de golpe. Hay que reise de las caidas. Hay que enfadarse, contigo, conmigo, con el mundo entero, pero hay que hacerlo. Hay que tener ingenio, mal genio… ya no se que iba a escribir... Y hay que decir: ¡¡Demonios me encantas!! cuando la ocasión lo pide a gritos… al fin y al cabo…
¿qué puedes perder?

La vida es vida, para quien sepa saborearla. Para el resto no es más que lo que ocurre entre una taza de café, y la siguiente. De verdad, que la vida no es más que un juego, las reglas son simples y el resultado es… apasionante.

No hay comentarios:

Publicar un comentario