expr:class='"loading" + data:blog.mobileClass'>
Lo más difícil es querer a alguien y ser lo suficiente valiente para dejar que te quieran.

jueves, 19 de mayo de 2011

Perro verde...


La loca asumía las noches con despropósitos imposibles, arrebatando los corazones de los cientos que a por ella se acercaban en las noches de luna estival.
Pero la loca andaba cansada de perros saltimbanquis y tirititeros de gimnasio proteico, vigorosos músculos y oxidados corazones y que decir de los perros con pedigrí que la rodeaban sacando pecho del linaje de sus billeteras de hijos bastardos.
La loca andaba triste y ojerosa retorciéndose por las barras de los bares acompañada por una corte de soledades de amistosa alegría..
Paso que otra noche fumando como una posesa fue a pedir fuego a otro perro que perreando andaba junto a ella, hasta ese momento había sentido miedo por los perros que merodeaban por la ciudad mínima, no son de fiar decía su madre, asentía su padre, confirmaban sus amigas las soledades..pero el perro era verde y ella no había visto nunca un perro verde, verde es la esperanza, y ella en su locura no perdía la esperanza de encontrar quien la quisiera querer como se debe querer a una loca.
La loca se fundió en sus brazos, como se fundía el hielo de sus copas, y así se fueron derritiendo hielos meses y meses..
Pero el perro que era verde fue perdiendo su color con los años el verde se torno en marrón y el marrón se volvió negro..
Cuando ya tenia casi cien aparentaba casi tuenti…y una tarde otoñal fue a toparse de morros con otro animal,,,este la miro a los ojos y no a sus pechos abalconados como solían hacer los perros que al verla iban moviendo el rabo como posesos canes en celo..
Aquel bicho trasmitía la mayor empatía, con sus ojos hipnotizaba la verdad y desvanecía las mentiras de la vida.. un temblor sentía la loca desde el estomago al paladar, ..era un gato destronado, era un desarraigado, un olvidado, el no pertenecía a la ciudad mínima el no ,,el era un misterio..era un ser que rezumaba el dolor de mil destierros, le contó que tenia siete vidas que andaba en la última..que la anterior la quemo junto a un corazón traicionero..que desde entonces pasa las noches ebrio sobre los tejados de la ciudad mínima..
La amistad se fraguo en eterna simpatía desconozco de lo que llego a pasar con el perro verde-marrón que negro esta..solo se que la loca en un todo a cien compro una escoba,,que le acompaña un gato callejero..que de la alquimia hacen en su vida lo primero..que para lo segundo encontraron la felicidad..
No te extrañes si los ves por tu ciudad…

No hay comentarios:

Publicar un comentario